viernes, 30 de abril de 2010

Visceralmente


Te amo desde los centros.
Te amo de abajo arriba,
de dentro afuera se me sale el amor.
Te amo sin la cordura que me conocen otros,
para ti no soy comedida ni prudente.
Cómo me duele el amarte
frenándome los besos;
amor sin raciocinio, sin cautela,
sin posibilidad de tibieza cuando surge.
Se me sale el amor a borbotones
como el agua de fuente.
Te deseo, te pienso y te deseo,
imaginando manos que se buscan,
imaginando pieles que se tocan.
Y cuando me desgarro
pariendo el amor puro,
entonces te veo a ti, mirándome
y sé que no vas a defraudarme.

Aurora Boreal.

martes, 27 de abril de 2010

Nuevos horizontes


La inquietud de compañia
que aflora al caminar
clavo mis pasos
sin volver la vista atrás.


Desconocidos horizontes
infinitos,
puedo distinguir
sin equipaje de amarguras pasadas
como mochila en la espalda,
rotas las cadenas
solo futuro aguarda.

Penas, dolor y angustias
que me tenían varada
la experiencia,
una asignatura aprobada.


Incierta emoción
vendrán dudas, alegrías
quizá lágrimas, quizá amor.


Cierro la casa
no sé donde voy
ni la nueva morada
pertenezco ya al paisaje
que enmarcaba la ventana.



Asaysa Heras ( versos finales de M.I)

jueves, 22 de abril de 2010

Sirena.


Añadir imagen
Sirena
cansada de tu inmensidad acuática
siempre siguiendo a los barcos
tus ojos clavados en tierra
anhelando el mundo humano.
Lo abismal y lo profundo
no atraen ya tu mirada
siempre en verdes bosques puesta
de la espuma de las olas insatisfecha
soñando con correr entre la maleza.
Llevada por tu obsesión
te acercáste a las rocas
en día de tormenta
desafiando fronteras,
la furia del mar castigó
tu imprudente soberbia,
inerme y varada
ahora yaces en la playa.

Asaysa Heras.

martes, 20 de abril de 2010

Canto a la madre tierra.



A ti madre,
maltratada y malherida,
olvidada en la ignominia que te daña,
que destruye y profana.

A ti dadora de vida,
escucha la voz de los olvidados
de los que sufren la barbarie
de poderosos
que viles te explotan,
apelo a los espíritus
que integrados en tus entrañas
son fuerza y uno contigo.

En la altitud de las montañas
en la inmensidad de los mares
en la extensión de tus desiertos,
en el fluir de tus rios.

A tí sagrada tierra
que pese al desprecio,
sigues regalando tus dones.

¡¡Aguanta madre!!
No muy lejano,
llegará el tiempo,
se girarán los ojos,
desagraviaran el desplante.
Volverán todos a ti,
como hijos pródigos.


Davinia Infante.

sábado, 17 de abril de 2010

Mar


Mar, sereno y claro
placer de mis mañanas luminosas
Mar, negro de noche
espejo de lunas pálidas
y mis penas compartidas.
Mar, de lluvia suave
triste, como mis lágrimas en tu orilla.
Mar, de atardecer tranquilo
de suaves pisadas y serena calma
que se diluye en la suavidad de tus olas.
Mar, bravo
que golpeas con furia
erguida sobre las rocas
me salpicas con tu espuma.
Mar, de ocasos
donde el dorado sol se pierde a la vista
bañando de oro tus aguas límpidas.
Mar, compañero, confidente
dador de consuelo cuando lo he pedido.
siempre ahí,
mi mar querido

Asaysa Heras

viernes, 9 de abril de 2010

Niña que soñabas...




Niña de fantasias solitarias
de cuentos de duendes y hadas
de animales mitológicos
y ángeles de la guarda.
Refugiaron la inocencia
compensando ausencias,
abrazos, besos.
Niña de cristal,
de ternuras hambrienta
siempre metida en su mundo
creyendo ser una princesa.
Creció más tarde y aún soñaba
en caballos alados
y en principes encantados.
Nadie la avisó que la vida no es un cuento.
La golpeó la realidad
y aprendió del peor modo
que el bueno era el dragón.
Tribulaciones siguieron
en largas noches oscuras,
en agonías del alma,
sin creer ya en nada.
Pero el tiempo pasa
y hasta el dolor se acaba.
Amaneció un nuevo día,
le susurró la esperanza
sintió de nuevo que volvía
que sentía,
que respiraba.
Sonrie de nuevo ahora
pero no sé si por miedo
o será desconfianza
pero en el corazón lleva
puesta una coraza.

Asaysa Heras, Mariant Iberi.

martes, 6 de abril de 2010

Tu recuerdo




Cierro mis ojos
invocando tu recuerdo
aferrada a lo imposible.
Y eres luz en los momentos
oscuridad y soledad si te alejo.
Se ilumina mi risa
llega la noche si no pienso
en lo evocado busco refugio
me sostiene el sueño.
Olvido es vacio, nada
vida que acaba
me resisto, ignoro el tiempo
mi reflejo inexorable
incompatible es el deseo.
Dias llenos, risa fácil
gotas de felicidad
elixir de vida
la tristeza de tu ausencia
no la quiero,
mi mente ajena a la voluntad
vuelve
como retornando a casa.
Sueño imposible
o el vacio de la nada.
Me quedo el sueño
la realidad escapa.



Mariant Iberi.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails